IMPORTANCIA DE LA PSICOLOGÍA POSITIVA EN LA EDUCACIÓN ESCOLAR

Los educadores han asumido en los últimos años un rol muy importante en la salud emocional de sus estudiantes. Parte de su trabajo consiste en destacar y reforzar las mejores virtudes de los niños para su beneficio y el de la sociedad. 

En ese sentido, la psicología positiva aplicada en la educación se posiciona como una de las mejores maneras de desarrollar todo el potencial de nuestros pequeños.

¿Qué es la psicología positiva?

Según el reconocido psicólogo  Martin Seligman, la psicología positiva es el “estudio científico de las experiencias positivas, los rasgos individuales positivos, las instituciones que facilitan su desarrollo y los programas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los individuos”.

El mismo autor dedica parte de sus estudios a analizar qué significa la educación positiva. De acuerdo con su visión, la educación positiva para niños gira en torno a la enseñanza de habilidades que les entreguen bienestar a los infantes, es decir, enseñarles a cómo conectarse con sus emociones, hallar sentido a la vida, mejorar sus relaciones con los otros, y concretar logros positivos.

Todo lo anterior deriva en una experiencia de aprendizaje que resulta agradable y edificante.

La importancia de la educación positiva

Esta filosofía educativa se considera importante porque impacta en la conducta y forma un patrón de vida que redunda en la felicidad del individuo. La efectividad de la educación positiva se pone de manifiesto porque genera los siguientes resultados:

  • El niño puede aprender a cómo ser un líder positivo en el colegio gestionando sus propias emociones. 
  • Puede elevar la calidad de vida presente y logra crear los pilares para una adultez de éxito.
  • Cuando el niño identifica sus virtudes, puede reforzar sus valores.
  • Consigue mejores amistades.
  • Son adaptables a diferentes circunstancias por muy difíciles que se presenten.

Otras áreas que resultan reforzadas

Martin Seligman y Christopher Peterson elaboraron un inventario de fortalezas humanas. Son 24 recursos con los que contamos desde muy temprana edad y que son altamente reforzados si aplicamos la psicología positiva en la educación

Examinemos algunas de estos recursos internos: 

  1. Sabiduría y conocimiento: se puede aumentar la capacidad de aprender en el niño. Se intentan nuevas formas de hacer las cosas con el respectivo incremento intelectual. Es destacable que los errores cometidos en el proceso pueden dejar excelentes enseñanzas. 
  2. Deseos de aprender: en la psicología positiva se estimula la curiosidad. No hablamos de un deseo superfluo de conocer algo, sino de la búsqueda de objetivos concretos. 
  3. Valentía: se refuerza la capacidad de enfrentarse a los retos con entereza¡Esto de ninguna manera supone que no existan temores ante situaciones desconocidas y novedosas! Más bien, es enfrentarse a tales temores positivamente. Así también se aprende a cómo ser un líder positivo en el colegio
  4. Persistencia: en la medida que un objetivo no se logra, se le enseña al niño que no debe desanimarse. Esa insistencia hace la diferencia entre una culminación exitosa y el fracaso. Esto es parte fundamental de la educación positiva para niños.
  5. Humanidad: nuestros niños crean empatía. Pueden ponerse en el lugar del semejante y actuar en pro del bienestar ajeno siguiendo valores aprendidos.
  6. Vitalidad: el niño vive la vida con el mejor ánimo. Cada día supone una valiosa oportunidad de poner en prácticas la enseñanza adquirida. 
  7. Templanza: se logra el dominio pleno de las emociones en situaciones donde otros pierden el control fácilmente. El niño también logra diferenciar una necesidad de un simple antojo. 

La educación positiva no busca evitar a toda costa la aparición de pensamientos negativos. De hecho, son inevitables. El niño con esta disciplina genera pensamientos que lo ayudan a desvanecer de forma rápida todo pensar que afecte su bienestar. 

Como padres deberíamos sentirnos complacidos de que algunas instituciones educativas -como el Colegio Universitario Antonio Rendic– estén aplicando la psicología positiva como estrategia. ¡Es justo el refuerzo que necesitamos para que nuestros hijos sean unos adultos emocionalmente estables! 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *